impuestos (1)

La “Cláusula de Originación” de la Constitución: Por qué se inician los proyectos de leyes fiscales en la Cámara de Representantes Parte 5

impuestos (1)Esta es la quinta parte de una serie de nueve que explica una parte importante de la Constitución, la “Cláusula de Originación.”  La serie explica cómo la cláusula supone una garantía de responsabilidad en cuanto a los impuestos y cómo el Congreso ha intentado ignorar el propósito de la Constitución.

Una lectura directa de la Cláusula de Originación

El lenguaje de la Cláusula de Originación parece claro.  Aunque las cortes han limitado el significado de un “proyecto de ley que tenga por objeto la obtención de ingresos” (“bills for raising revenue”) [1], un entendimiento común del término sería “impuestos.”  La frase “proceder primeramente de la Cámara de Representantes” también parece clara por significar que las leyes para generar impuestos se tienen que originar en la Cámara de Representantes.  La frase calificativa, “…pero el Senado podrá proponer reformas o convenir en ellas…” [2], aborda las necesidades de los estados pequeños en que la Cámara con la representación igual es la que propone cambios o acepta los impuestos aprobados por la Cámara de Representantes.

La última frase, “de la misma manera que tratándose de otros proyectos,” parece bastante clara.  Porque el Senado no puede enmendar ninguna ley fiscal para agregar lenguaje que trata del dinero, tiene sentido que el Senado no debe tener el poder constitucional para cambiar las leyes fiscales de la Cámara de una manera que afecte los impuestos, sea por aumento o reducción. [3]  Esta restricción lógica no ha sido ni la práctica congresual ni la posición de las cortes.

Se hizo parte de la Constitución la Cláusula de Originación para abordar ciertos temas.  Si el Senado puede enmendar sin límites una ley fiscal de la Cámara, la Cláusula de Originación queda sin efecto y “no se puede suponer que se tenga pensado quedar sin efecto ninguna cláusula de la Constitución…” [4].

_____________________________________________________________________________________________ 

[1] Las cortes han excluido del término los impuestos que son “secundarios” a un programa específico del gobierno.  La mayoría de la gente cree que cuando un gobierno recoge dinero, tal dinero es un impuesto, sin importar si se llama una tarifa de usuario, una multa o una sanción.  Otra vez, los abogados y legisladores no hablan siempre como los demás.

[2] Aunque muchas veces parece que el lenguaje jurídico no tiene mucho que ver con el entendimiento común de la palabra, “enmendar” en el siglo XVIII parecía claro: “corregir; cambiar una cosa equivocada” y una “enmienda” era “un cambio del mal hacia algo mejor…en el derecho, la corrección de un error cometido en un proceso…” (“a change from bad for the better…[i]n law, the correction of an errour committed in a process…” – Samuel Johnson, A Dictionary of the English Language, 3d ed. 1768).  En general, los términos se entienden igual en el siglo XXI.

[3] Las cortes que han considerado el asunto se han limitado a la cuestión de si una enmienda del Senado es “pertinente” a o “relacionado” con la ley original de la Cámara.  Las cortes no han encontrado violaciones de la Cláusula de Originación ni siquiera cuando el Senado ha aumentado impuestos por enmendar una ley de la Cámara que había reducido los impuestos.

[4] Juez Presidente John Marshall, Marbury v. Madison, 5 U.S. 137, 174 (1803)

Leer tambien:
La “Cláusula de Originación” de la Constitución de Estados Unidos, Parte 1

La “Cláusula de Originación” de la Constitución de Estados Unidos, Parte 2

La “Cláusula de Originación” de la Constitución de Estados Unidos, Parte 3

La “Cláusula de Originación” de la Constitución de Estados Unidos, Parte 4

 

To read in English:  Constitution’s “Origination Clause”: Why Revenue Bills Start in the House, Part 2

Sin comentarios

Disculpe, los comentarios están cerrados en este momento.