Epílogo para Cápsulas Informativas Constitucionales

Temprano en el siglo 20, un pequeño pero políticamente importante país en Europa Oriental, Lituania (cerca del Mar Báltico), fue ocupado por el ejército ruso del zar. Un joven y una muchacha joven que no se conocían vivían en Lituania.

El joven se enteró de que el ejército ruso del zar pronto lo reclutaría a su servicio. Sabiendo que los soldados rusos a menudo brutalmente maltrataban a los lituanos reclutados, él hizo lo que muchos miles de jóvenes lituanos hacían—dejó su hogar por la esperanza de Estados Unidos.

Una Comunidad Autónoma con Poca Necesidad de Inglés

A través del tiempo, el joven tuvo muchos diferentes trabajos, incluyendo uno como minero y otro como campesino. En la finca, aprendió las competencias para ser carnicero. Con el tiempo, usó esas competencias para trabajar en Chicago. Al comienzo del siglo 20, Chicago era el centro de una comunidad lituana grande.

La comunidad era esencialmente autónoma. Había un periódico escrito en lituano, Draugas (todavía publicado hoy día), pequeñas tiendas, servicios y restaurantes con dueños lituanos. Al comienzo del siglo 20 en Chicago, un lituano podía valerse bien con poco inglés y aún sin conocimiento alguno de inglés.

Conflicto en el Imperio Ruso Rompe Lazos Familiares

En Lituania, todo estaba en caos. De un lado al otro del Imperio Ruso, las personas en tierras ocupadas se rebelaban. En Lituania, el peligro estaba siempre presente. No había seguridad en ningún lugar, aún en la finca donde la muchacha vivía con su familia numerosa de diez hermanos y hermanas. El conflicto armado continuaba a través de Rusia, más y más cerca de su hogar.

La preocupación de la familia por la seguridad de los más pequeños hijos crecía a diario. Tras la insistencia de su familia, la muchacha a los quince años abordó un barco, sola, y cruzó el Atlántico con la esperanza de seguridad en América. Familiares en Boston le dieron la bienvenida. Una hermana y un hermano también pudieron llegar a Estados Unidos. Los otros ocho no tuvieron la misma suerte. Todos finalmente murieron a manos de los invasores.

Una Nueva Familia Comienza en América

La muchacha llegó a la comunidad lituana de Chicago. Allí, conoció al joven que había escapado reclutamiento al ejército ruso. Se enamoraron, se casaron y tuvieron un hijo.

El niño creció en Chicago, fue a la escuela, aprendió a leer y escribir inglés y estudió la historia americana. Se convirtió en una práctica diaria de leer en inglés a sus padres del periódico, el Chicago Tribune. Al principio, él traducía de inglés a lituano, pero con el tiempo, sólo les leía en inglés. También compartió sus estudios acerca de Estados Unidos con sus padres. De su hijo, los inmigrantes lituanos aprendieron inglés y acerca de la herencia e historia de su nuevo país.

Su hijo fue el puente para ellos a su nueva vida. No sólo les traducía las noticias, sino que también, sin saberlo, les traducía lo que significa América.

No una Historia LituanaUna Historia Americana

¿Suena familiar? La historia de personas que escapan un lugar peligroso y opresivo para buscar la libertad, esperanza y seguridad de América — ¿posiblemente ésta también es la historia de su familia? Si reflexiona un poco, se dará cuenta que aunque la historia comienza en Lituania, claramente no es una historia lituana, sino una historia americana.

En algún punto en cada historia americana, hay una generación que actúa como un puente. Las personas en esta generación puente no sólo traducen los asuntos de la vida diaria americana, sino que también sirven para traducir el significado de lo que es América. Sea el idioma alemán, holandés, lituano o español, el final de estas historias americanas siempre incluye una traducción de los principios que forman la herencia de todos los americanos. Los principios de la Declaración de Independencia, la Constitución y la Carta de Derechos que reconocen la igualdad de las personas ante la ley, el propósito de gobierno ambos como sirviente del pueblo y protector de los derechos de cada individuo, son universales.